Hace 11 años camino la calle de los cambios, al principio esta calle era oscura, triste y muy deprimente. No era fácil caminar por ella pero era una decisión que había aceptado el día que me case. Esta calle de los cambios ha sido parte de mi vida ya que mi esposo es militar y nuestra vida siempre está llena de cambios.

La vida militar tiene sus ventajas pero la parte más retante para muchas familias lo es el mudarse con frecuencia. Al principio me costó mucho adaptarme a la calle de los cambios, pero más todavía cuando me encontraba encariñada con el lugar.

Es normal tener miedo al cambio ya que es un proceso de mucha incertidumbre. El miedo puede surgir porque pensamos que NO Podemos, también porque No Queremos que las cosas cambien o  simplemente por que NO Conocemos lo que va a pasar.

Poco a poco he podido ver la calle de los cambios como una oportunidad de vida. Esta calle ya no es oscura, está iluminada con mi confianza, ya no es una calle triste al contrario es emocionante y muy divertida. Hoy en día veo al cambio como mi aliado. Pero para que esto surgiera tuve que hacer algo muy profundo: Confiar en Mí.

El poder desarrollar confianza en nosotros es esencial para poder manejar los cambios. Es un proceso que nos permite conectar, reconocer y valorar quienes somos y lo que tenemos. El regalo de este proceso es entender que a mayor confianza de sí mismo, mayor será la energía para manejar los cambios en nuestra vida.   

    El poder de conocernos nos permite:

  • Aceptar los cambios como oportunidades de crecimiento.
  • Valorizar cada aspecto de la vida como un proceso de aprendizaje.
  • Vivir la vida por acciones no por inactividad.
  • Vivir en la grandeza: Desearlo, Creerlo, Aceptarlo.

Los grandes cambios de tu vida empiezan de adentro hacia afuera. Y la clave para manejar los cambios es reconocer quien eres y confiar en ti. Este proceso de reconocimiento lo podemos lograr con una mentalidad de abundancia.

Aquí 3 simple pasos para que inicies tu proceso:

  1. Realidad – identifica si lo que estas pensando es una realidad o una ilusión. El temor al cambio puede venir por ideas o ilusiones que no son reales e incluso que ni han sucedido.
  2. Lenguaje de Abundancia – ¡Habla positivo: “Me reconozco”, “Me merezco lo mejor”, “Soy luz”, “Yo creo en mi prosperidad”, “Soy bendecido”!
  3. Pensamientos Positivos – piensa positivo y atrae acciones positivas. Nuestros pensamientos son poderosos y lo que pensamos es lo que reflejamos.

Te comparto una frase que me ha ayudado mucho:  “Ayer era inteligente y quería cambiar el mundo. Hoy soy sabio y me cambio a mí mismo” ( Anónimo). No te estreses ni pelees contra el cambio…hay cosas que no podemos cambiar. Pero lo que sí podemos cambiar es nuestra mentalidad, enfócate en conocerte y reconocerte.

La próxima vez que estés por la calle de los cambios te invito a que te preguntes: ¿Qué debo hacer? Y ¿Cómo lo debo hacer? Siempre habrá una contestación, a lo mejor no será en ese mismo momento pero te aseguro que existe la respuesta ya que “Lo imposible solo existe en tu mente” (Acción Poética).