Y de repente viene ese torbellino a tu cabeza que llega a nublar tus sueños y tu corazón. Es un mar de emociones que te baña con sensaciones de “Yo no puedo”, “No lo voy a lograr”, “Estas loc@”… Y así comienza la duda a adueñarse de nuestros pensamientos, motivaciones, emociones y acciones. ¿Pero qué hacer? 

Te cuento que el año pasado le había compartido a mi esposo l16010223_10157957794720167_169031980_oa idea de comenzar a crear nuevas tradiciones que nos brindaran experiencias únicas. Y de esta manera el 31 de diciembre del 2016 nos fuimos de “road trip”. Él había planificado las rutas y las atracciones que visitaríamos, salimos de Virginia y visitamos en 4 días los estados de West Virginia, North Carolina, Tennessee y South Carolina. Pero había un detalle, yo no sabía hacia donde íbamos por lo cual solté algo que se llama, el Internal Locus de Control. ¿Qué significa esto? Que hay veces en la vida que necesitamos entender que no tenemos que controlar “todo”, o incluso, aceptar que hay cosas en la vida de las cuales no tenemos el control. Así que para mi fue un gran reto y me dejé llevar, no dude, confié y emprendí en 4 días de fluir y dejar que sucediese lo que tenía que suceder.

Pero la duda vino cuando en North Carolina visitamos el parque Chimney Rock. Era un día sumamente nublado, con un poco de lluvia y me entero que la meta de ese día era subir Chimney Rock, cual está a una elevación de 2,480 pies sobre el nivel del mar. Puede ser que para muchos sea algo muy fácil pero las condiciones del día (frío y neblina) no eran las mejores, tampoco me sentía en 16009964_10157957796370167_1640019179_omi mejor momento para caminar tanto y para completar en esta aventura nos acompañaba nuestra perra, Bibi. Así que, sin pensarlo, empezamos nuestra ruta. El paisaje estaba hermoso, aunque por la neblina la vista era completamente diferente a las fotos de las promociones. Pero me sentía muy afortunada ya que la vista que tenía, bajo neblina, era una la cual no se apreciaba siempre. Así que decidí apreciar el paisaje neblinoso y continué la ruta confiando en que me llevaría a vivir una gran experiencia.

De momento, la altura y la neblina no llegaron a ser mis mejores aliadas, me sentí con mucha duda de poder llegar hasta el final. Eran escaleras 15992323_10157957773475167_1956791299_otras escaleras, caminitos llenos de lodo y piedras donde el caminar se complicaba y nuestra perra no perdía su sentido de aventurera. Y así llego la duda a mi… ¿Sigo?, ¿Viro? o ¿Continúo? En ese momento me pregunté: ¿Qué quiero lograr? ¿Cómo lo puedo hacer? Y estas dos preguntas fueron claves cuando llega la duda a mi. Así que te explico que hacer…

Hay dos estilos de pensamientos en nosotros que, cuando viene la duda, debemos de equilibrar. Estos son la Referencia Interna cual es la capacidad de decidir por nosotros mismos que hacer. Este pensamiento es el que nos permite pensar que nosotros podemos y que lo que otros digan no es relevante porque estamos muy conscientes de nuestras habilidades, fortalezas y talentos. Pero también está la Referencia Externa, que se basa en buscar lo que es importante para el otro, esperamos que los demás nos validen e incluso esperamos apoyo y supervisión de los demás.

chimney-rock¿Cómo esto nos ayuda con la dudaSencillo, en mi caso lo que hice fue crear un balance entre mi seguridad de conocer lo que soy capaz de hacer pero también lo que no soy capaz. Así que seguí la ruta porque conocía mis capacidades pero busqué en mi esposo la referencia externa que necesitaba para poder seguir la ruta, especialmente cuando sentía que esta se me dificultaba. Mi esposo fue mi referencia externa, cuando no podía ver bien o incluso cuando me sentía un poco sin aire era mi apoyo, mi guía cuando la ruta se estrechaba y siempre me motivaba a seguir.

La referencia interna es clave para aumentar nuestra seguridad y autoestima sea porque estamos buscando empleo, desarrollando nuestra marca, empezando nuestra empresa o tomando decisiones cruciales en nuestra vida. Pero la clave está en tener un balance donde también escuchamos y evaluamos lo externo ya que al fin y al cabo nadie es perfecto y todos siempre vamos a necesitar del apoyo de alguien más.  15967771_10157957626390167_1755997903_o

Y bien lo dice el proverbio africano, “Si quieres ir rápido, camina solo; pero si quieres llegar lejos, camina acompañado”. En este 2017 ¿Quieres ir rápido o lejos? ¿Quién te acompañará? Solo espero que no sea la duda.