Esta mañana viendo la televisión me fijé que estaba brincando de canal en canal, buscando algo que ni siquiera sabía que era. Lo más curioso de todo es que la mayoría de los canales guardaban una relación en el mensaje de sus programas o comerciales. Este mensaje es uno, el cual, lo vemos día a día en muchos programas de “reality”, lo experimentamos con mucha frecuencia en las redes sociales y hasta en YouTube. Mejor dicho, estamos bombardeados por él.

¿Cuál es ese mensaje? Ese mensaje, el cual nos bombardean todos los días, es la importancia de ser exitoso. Un mensaje que lo podemos ver desde el foco del optimismo y positivismo pero que se puede convertir en un mensaje de presión, confusión y mucho estrés. Gracias a las redes sociales, ya muchos de nosotros nos hemos convertido en “figuras públicas” e, incluso, publicamos a nuestro antojo y conveniencia. Desde videos “live” en el carro mientras guías, fotos editadas,  hasta mensajes llenos de optimismo que ni siquiera el que lo publica los sigue. Muchos crean una vida, carrera o empresa de éxitos a gusto y gana y así es la sinceridad se muere y se vive en una ilusión enmascarada de éxito.

“La simpleza del éxito se haya en aquellas cosas que significan grandeza para ti”.

Entonces, lo peor de todo esto es que muchos están de observadores y piensan que el éxito se mide por los viajes, las fotos, lo que comen, los “lives”, las veces que sonríen, por lo que hacen y publican. La presión de ser exitoso existe ya que hoy en día hay una competencia a “puerta cerrada” (cuál es la mente, lo que pienso) que es gritada por un altavoz (lo que decido publicar y escribir). En muchos casos lo que siento y pienso no va acorde con lo que publico, pero es un camuflaje de gran valor para poder vivir o mejor dicho “sobrevivir”.

A veces me he sentido cómplice de este juego, sobre todo cuando trabajo con el desarrollo de marcas personales. Pero, te comparto algo, he conocido personas que tienen mucho éxito y no comparten ni tres cuartas partes de lo que hacen o lo que logran.  Incluso, te cuento que el  paso más importante (y en muchos casos el más difícil) para desarrollar tu marca personal no es dejar saber a los demás quién eres sino todo lo contrario; es encontrartereconocer quién eres, definir quién quieres ser para entonces actuar. Este es el paso donde muchos fallan en relación a obtener el éxito, no toman el tiempo para saber quienes son y por eso llega el momento del vacío y la inconformidad.

Si en algún momento has sentido presión de ser exitoso, te invito a que reflexiones… Una de las mejores preguntas para hacerte es, ¿Qué significa éxito para mi? Esta pregunta guarda mucho valor en este proceso ya que la contestación a esta es única, es tuya. Otra pregunta sería, ¿Cómo mides el éxito en tu vida, carrera y/o empresa? 

Te invito a reflexionar ante estas dos preguntas, escribe tus contestaciones y evalúa tu percepción del éxito basado en la presión (lo que la “sociedad” considera éxito) vs. lo que realmente significa para ti. Cuando logramos definir lo que significa el éxito a base de quienes somos, logramos crear una vida personalizada en base a nuestras metas. ¡Personaliza tu vida, define lo que es el éxito para ti, evalúa cómo lo verás alcanzado y entonces sal a lograrlo! 

“No pretendas tener el éxito de otra persona. El éxito es individual y la mejor inversión es personalizarlo. No seas copia, se original”.