¿Sabías que un 70% de los estadounidenses dicen sentirse infeliz, poco inspirados y menos comprometidos en su trabajo? Un informe de Gallup encontró que esto ha llevado a los trabajadores estadounidenses a ser menos productivos, costando a los Estados Unidos (E.U.) entre $450 y $550.000 millones de dólares al año. (Lee más de este estudio aquí)

¿Eres tú parte de este 70%? Bueno, si estás leyendo este blog puede ser que sí. Si aún tienes dudas; aquí algunas preguntas a considerar…

¿Te sucede esto a menudo?

  • ¿Te cuestionas el por qué estas allí?
  • ¿No te conectas con tus tareas diarias?
  • ¿Se te es difícil levantarte por las mañanas?
  • ¿No te motiva el antes y durante de tu trabajo?
  • ¿Solo te motiva el después de tu trabajo?
  • ¿Llegas al trabajo y estás pendiente al reloj para tu próximo “break” o para almorzar?

Si la mayoría de tus contestaciones fueron afirmativas entonces puede ser que estés entre ese 70%. Sé que no es fácil trabajar en un empleo que no te gusta (a mí también me ha sucedido y peor aún combinarlo con estar en un lugar que tampoco quiero estar y lejos de mi familia y mi país). Hoy te quiero invitar a que tengas otra mentalidad, una de la cual no se habla mucho pero que ha sido una estrategia que me ha apoyado mucho en mi vida. Desde el 2008 esta estrategia ha sido la cual me ha llevado a sacarle ventaja a los trabajos que he tenido, a esa vida como empleada (aunque no te negaré que siempre manejo tener mi propio negocio por al lado).

Screen Shot 2017-08-20 at 11.57.16 AMEsta estrategia es la cual me ha permitido vivir la vida con mayor inspiración, me hace levantar y trabajar con mayor motivación y es la cual me da energía al final del día (cuando a veces siento que no puedo más). En este blog no te escribiré sobre esta estrategia, pero tengo algo mejor, te comparto un video en el cual te lo explico de manera sencilla, pero con mucha inspiración. (Presiona aquí para ver video) Lo especial de esta estrategia es que surge de una historia real, la cual me regaló mucho aprendizaje. De esta logré desarrollar dos preguntas claves que han quedado siempre en mí y una frase que hace la diferencia en mi vida y carrera.

¿Qué es eso que estoy aprendiendo en mi trabajo?

¿Cómo eso me puede apoyar en el futuro? 

“No menosprecies ninguna experiencia de empleo, porque no sabes en lo que se puede convertir”